VICTOR FERNÁNDEZ EL HACEDOR DE SUEÑOS.

EL REVULSIVO SE LLAMA VÍCTOR FERNÁNDEZ.

Corría la temporada 90-91. El Zaragoza tenía el quinto presupuesto pero las bajas de Juan Señor y Juan Vizcaino dejaron sin organizadores al centro del campo. Hubo que retrasar a un delantero centro como Poyet a jugar en el medio y poner a organizar a un jugador muy justito como Pascual Sanz. La consecuencia del la falta de un cerebro fue una mala temporada de la mano del entrenador Ildo Maneiro. A mitad año lo cambiaron por el joven entrenador del filial. Un hombre que había sido el segundo entrenador de Radomir Antic durante dos años y poco más había en su currículum.

Aparentemente era una irresponsabilidad apostar por un entrenador de 27 años que no ha sido jugador de élite. Era más joven que algunos jugadores.

Victor debutó en el antiguo Luis Casanova, actual Mestalla en un mal partido el que tuve la oportunidad de presenciar en directo. Sin embargo el equipo reaccionó de la mano de  Poyet, Higuera, Aguado, Pardeza y especialmente de Mateut. Se salvó la categoría en una promoción contra el Murcia donde Poyet demostró carácter y acierto.

Víctor acaba de llegar a un equipo muerto, pusilámine, sin confianza, al borde del abismo total, abismo definitivo y en pocos días se ha notado su mano. Ahora el equipo compite, es más ambicioso, toca mejor y planta cara ante la adversidad del marcador. El problema es que el equipo no da más de sí. Falta calidad, falta velocidad y falta gol. El entrenador puede mejorar mucho, pero no todo.

De todos modos hay elementos de juicio en forma de jugadores renacidos después de sus lesiones que nos permiten pensar con optimismo cara al futuro inmediato. Jugadores como Papu, Soro, Guti, y Linares van a aportar cosas nuevas en 3/4 de cancha que antes no teníamos. Cosas como paredes, asociaciones, más pases de gol filtrados y algún gol más. El salto de calidad necesario ha de venir de la mano de los que no han jugado en otoño. Si a eso se le suma el calor de la afición, una defensa más entonada, un Eguaras físicamente mejor, un buen portero y un Pombo que jugará mejor rodeado de mejores jugadores, podemos pensar en alcanzar la zona tranquila de la tabla.

De momento de la mano de Víctor los jugadores son más atrevidos y atacan con más agresividad, salen al contraataque con más criterio y descaro. Hay más ambición y ya no se juega con el freno de mano echado. Ahora se compite con más atrevimiento, pundonor y coraje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s